Hdad Malaga
tilintilan
Faltan días ...
 

para el Lunes de

Pentecostés
24 de Mayo de 2010

VISITAS visitas

Fotillos
Noticias El Rocio
Noticias Huelva
Noticias de Malaga
Rastrillo Rociero
Foro Rociero
Como Hacer
lectura del dia
Noticias Rocio
tilintilan
el Rocio
Rastrillo Rociero
Paginas Amigas
Contacta con nosotros
Mapa del sitio
agregar esta pagina a  Favoritos

Historia del rocio

HISTORIA VILLAMANRIQUE

Viajes tilintilan

En Málaga

 

HISTORIA DEL ROCÍO

EL CAZADERO REAL
"En 1248, el rey Fernando III El Santo toma Sevilla, incorporándola a la corona de Castilla y se acometen conquistas de las zonas circundantes. Tras un período de repoblamiento que se inicia después de la conquista del reino de Niebla en 1262, se señalan los dominios. Con el repartimiento de Niebla, su hijo, Alfonso X El Sabio, reserva para la Corona como coto de caza el territorio que se extendía desde Mures (Villamanrique de la Condesa), hasta los alrededores de la marisma. Este mismo rey sabio y aficionado a la caza también tenía la piadosa costumbre de levantar santuarios a la Virgen María en los términos de las tierras que conquistaba". (ZAMORA MOYA, José A. (2000): Vivencias (La Romería del Rocío), Algaida editores, Sevilla, p. 19).

"El origen histórico de la devoción a la Virgen del Rocío de todos conocida, se remonta al rey Alfonso X, el Sabio, quién después de la reconquista islámica se reservó unos terrenos de caza (pertenecientes al reino de Sevilla) que llegaban desde Mures (la actual Villamanrique) hasta el límite con las tierras de Niebla. Este rey, devoto de la Virgen, como sabemos por las Cantigas pudo ser el que edificó en estos lugares una ermita dedicada a Santa María que después daría lugar a llamarse de las Rocinas." (FERRERAS ROMERO, Gabriel (2000): “Intervención del Simpecado viejo de la Virgen del Rocío de la Hermandad de Villamanrique de la Condesa: Estudio histórico - artístico”, PH, Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, nº 31, junio, p. 46).

primerafotermita

Primera foto de la Ermita y el Pocito

"Villamanrique, llamada anteriormente Mures, está relacionada con las Rocinas, por razones históricas y geográficas, desde el siglo XIII, y hasta allí acudían sus cazadores y monteros a cobrar las piezas de su diario sustento; porque en Mures, fueron heredados los monteros del Rey Alfonso X el Sabio, en 1253" (LÓPEZ PELÁEZ, José L. (1981): Rocío 81, Imprenta Rábida, Huelva, sin paginar).
LIBRO DE MONTERÍA (1340)
El rey Alfonso X el Sabio, recorría con sus monteros y oteado­res los cotos de Lomo de Grullo y de La Rocina. Y será en el Libro de la Montería, que escribiera Alfonso XI, donde aparezca el primer documento escrito, que recoge la existencia de una Ermita en La Rocina.
"Por tanto, el primer documento histórico que cita la primitiva Ermita de Santa María de Las Rocinas es el Libro de la Montería (1340), de Alfonso XI. En el folio 292v. se dice que La Xara de Mures, que es en el Axarafe, es buen monte de puerco en yuierno. Y en el folio 294v.: En tierra de Niebla ay vna tierra quel dizen las Roçinas, et es llana, et es toda sotos, et ay sienpre ý puercos Et señalada mjente, son los meiores sotos de correr cabo vn yglesia que dizen Sancta Maria de las Roçinas, et cabo de otra eglesia que dizen Sancta Olalla" (Argote,1582).
"El donadío de los monteros fue otorgado y despachado en cancillería en diciembre de 1253 monteros de Alfonso, los cuales habían recibido un donadío de 200 aranzadas de olivar en Mures por carta plomada a los encargados de buscar la caza en el monte cuando salía el rey para eso El donadío de estos numerosos servidores del repartimiento es menor que el de los halconeros; por eso parece más probable que fuesen los servidores del rey en las monterías." (GONZÁLEZ Y GONZÁLEZ, Julio (1998): Repartimiento de Sevilla, tomo I, Ayuntamiento de Sevilla y Signatura Ediciones, Sevilla, pp. 272-273).
"Desde hace seis siglos, los documentos escritos sobre la historia del Rocío se han sucedido en abundancia. Sin embargo, hay tres tesoros literarios que pueden considerarse como la tríada capitolina de la poesía, la prosa y las reglas de las hermandades rocieras. El primer documento que cita a la Ermita del Rocío es un libro de montería del siglo XIV donde se relatan las acciones de caza de Alfonso X (“...iglesia que dicen Santa María de las Rocinas”...)". (RECUERO, Marisa (1999): “El Rocío en la historia”, Rocío 99, suplemento de Sevilla Información, Sevilla, p. 23).
"La ermita aparece documentada por primera vez en el “Libro de la Montería” de Alfonso XI, según algunos tratadistas y también se nombra por primera vez en este mismo libro la población de Mures (documento fechado el 26 de octubre de 1388). Esta población la deja en heredad Alfonso X hacia 1251-1253 a veinte monteros o cazadores reales. "(FERRERAS ROMERO, Gabriel (2000): “Intervención del Simpecado viejo de la Virgen del Rocío de la Hermandad de Villamanrique de la Condesa: Estudio histórico-artístico”, PH, Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, nº 31, junio, p. 46).
"La primitiva ermita de Ntra. Sra. de las Rocinas, citada en documentos del mismo siglo, y que al parecer fue construida por el mismo Rey Alfonso X, debió ser visitada por estos cazadores y monteros. Pero esta ermita y la devoción a la citada Imagen cayeron en el olvido, tras las invasiones de los Benimerines y la posterior desolación de estos campos y villas, existiendo más de un siglo en que no aparecen noticias referentes ni a la ermita ni a la Sagrada Imagen". (LÓPEZ PELÁEZ, José L. (1981): Rocío 81, Imprenta Rábida, Huelva, sin paginar).


HALLAZGO DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN. TRADICIÓN E HISTORIA

 

grabadovirgen

Grabado. Regla de Almonte (1.758)

" La memoria popular ha rescatado del olvido y ha transmitido de generación en generación el acontecimiento que supuso el descubrimiento de la Imagen en la misma zona que ocupa actualmente su santuario y la gran devoción que despertó desde un principio. La tradición no deja lugar a dudas sobre la pertenencia de la Virgen a Almonte, aunque señala claramente la participación de la villa de Villamanrique y su importancia en el hallazgo. A grandes rasgos, se relata que a principios del siglo XV, Gregorio Medina, un cazador de Mures (actualmente Villamanrique de la Condesa), encontrándose junto con sus compañeros de cacería, le tocó en suerte dirigirse a la zona de Las Rocinas, lugar muy frecuentado por los cazadores, y allí en la chueca o hueco del tronco de un árbol centenario halló la imagen de casi una vara de alto hollada por las inclemencias del tiempo.

´´ Al volver a colocarla en su sitio pudo ver en la espalda de la talla la siguiente leyenda: “María de los Remedios me llamo”.
´´Volvió al pueblo de Almonte, a cuyo término pertenecía aquel sitio, dando cuenta de su hallazgo. De esta población llegaron numerosos vecinos llevándose a dicha localidad la imagen. La noticia llegó a los demás pueblos de la zona, pero entre los vecinos de Almonte y de Villamanrique surgió una disputa en torno a la cuestión del acomodo de la imagen, que subsanaron siguiendo la costumbre de la época, unciendo en unas carretas dos yuntas de bueyes y que su fuerza decidiera el sitio donde se quedaba la Virgen. Ambas fuerzas quedaron igualadas sin conseguir avanzar a un lado ni a otro. Este hecho se interpretó como sentencia y se colocó la talla de la Virgen en el sitio en que fue encontrada, construyéndose una ermita de diez varas de largo gracias a las limosnas de los devotos". (ZAMORA MOYA, José A. (2000): Vivencias (La Romería del Rocío), Algaida editores, Sevilla, p. 20).
goro2

Goro Medina


"En el siglo XV un cazador de Villamanrique, población en el borde de la Marisma del Guadalquivir, encuentra, atraído por los ladridos de los perros, una imagen en el hueco de un viejo árbol que al principio confunde con una muñeca; era un simulacro de la Virgen del Rocío escondida desde la época de los moros. Dio cuenta a Almonte, por ser el pueblo más cercano, pero también lo conocieron los de Villamanrique que manifestaron su deseo de llevársela. Sometieron ambos pueblos sus pretensiones al juicio de dos yuntas de bueyes que uncidos a una carreta no pudieron avanzar en direcciones opuestas. El hecho fue interpretado como el deseo de la Virgen de permanecer en el lugar mismo donde fue hallada y allí se le levantó una ermita. 

´´Esta versión forma parte de la tradición oral que comparten los pueblos de la comarca, salvo Almonte, que en sus Reglas (1758) establece que un cazador, sin decir de dónde, encuentra el simulacro La leyenda responde a un modelo generalizado y que en este caso presenta dos variantes fruto de los intereses contrapuestos de Almonte, que reclama la exclusividad del símbolo y los demás pueblos, especialmente Villamanrique" (RODRÍGUEZ BECERRA, Salvador (1989): “La Romería del Rocío, fiesta de Andalucía”, El Folklore Andaluz, nº 3, Fundación Machado, Sevilla, p. 148).

"En los albores del siglo XV, tras el hallazgo de la imagen por el cazador de Villamanrique Gregorio Medina, se construyó de nuevo la ermita Aunque desde el siglo XIII, la ermita de Santa María de las Rocinas fuera visitada por los monteros de Mures (Villamanrique), los pastores de Almonte y los carboneros de Sanlúcar de Barrameda, el verdadero origen de la actual Romería del Rocío está en el ya citado hallazgo de la milagrosa imagen, hecho singular que más tarde las Hermandades irían a conmemorar, celebrando cada una su fiesta en la Ermita del Rocío" (AA. VV. (1979): Gran Enciclopedia de Andalucía, Ediciones Anel, Granada, pp. 2852-4). 

"El verdadero origen del Rocío está en el hallazgo de la Imagen de la Virgen por el cazador de Villamanrique, Gregorio Medina, que tuvo la suerte de encontrarla, entrado el siglo XV, en la chueca de un fresno o acebuche." (LÓPEZ PELÁEZ, José L. (1981): Rocío 81, Imprenta Rábida, Huelva, sin paginar).

ermitaantig

Fachada de la Ermita antigua

"Los monteros de Mures (Villamanrique) y los carboneros de Sanlúcar de Barrameda ya visitaban La Aldea almonteña en el siglo XIII, para ver en la ermita a la imagen de las Rocinas. Pero el origen de la actual Romería del Rocío tiene su base en el hallazgo de la Virgen por el cazador Gregorio Medina" (GELÁN, Fernando (1985): “Andalucía peregrina al Rocío”, El Correo de Andalucía, Sevilla, 23 de mayo. Apud PERALES GÓMEZ, Manuel J. Et al. (1991): Rocío’90 (Fe y alegría de un pueblo), Editorial Andalucía, Granada, pp. 286-87).


LA TRADICIÓN ORAL

Nuestra Madre
y Señora del Rocío,
allá en La Rocina 
se le apareció
a un perrito
que cazando iba
de Goro Medina
que era el tirador.
Y eso es asina ;
que el cazador
se llamaba
Goro Medina.
(Recogido por tradición oral de Dª. Luciana Bernal Díaz, natural de Villamanrique).

azulejog

Azulejo. Casa Parroquial. Villamanrique

Inicio versificado
Si entre espesos matorrales
nuestros padres te ocultaron
y tu efigie preservaron
del sarraceno furor,
hoy con ojos maternales
torna a mirar a tus hijos
y de sus males prolijos
presérvelos tu favor.

(Oración Tradicional)

"En los albores del siglo XV, un cazador de Villamanrique, que entonces se decía Mures, llamado Gregorio Medina, se encontraba en La Rocina en su jornada de caza.
´´Salían entonces los cazadores de Mures en grupos hasta las afueras de la villa, con sus perros, trampas, ballestas y armadijos, a la usanza de los antiguos monteros; entre su atuendo era indispensable una gran mochila, escarcela o morral, que llevaban sobre sus hombros.

´´Antes de penetrar en los cazaderos, a extramuros de la población, en el lugar conocido más tarde con el nombre de “Corona de la Virgen” “echaban palitos”, es decir, sorteaban entre ellos los puestos que cada uno debía ocupar para distribuirse las mejores zonas de caza. A Gregorio Medina tocóle en suerte encaminarse a Las Rocinas, lugar preferido por los cazadores, porque era abundante en la caza mayor y menor en esta época, pues en los bosques cercanos, de Mures y de Hinojos, estaba más castigada la caza por la presencia frecuente de perros y tiros de pólvora, que ahuyentaban las presas hacia Las Rocinas y Oñana. Púsose en camino este cazador desde Mures hasta Las Rocinas, cruzando Gato y la Encantada, y adentróse entre la espesura de los matorrales, oteando con sus perros los huecos de los troncos de los viejos fresnos y acebuches, que eran refugio y guarida de salvajinas y animales preciados en venación.

gregoriomedina

Estampa popular de Goro Medina

´´Entretenido como estaba en la búsqueda de sus presas, se sorprendió por la insistencia de los perros, que arañaban sin cesar con sus patas la chueca de un árbol centenario. Asomóse al hueco que los perros habían hecho, apartando el sotomonte que envolvía los troncos, y vio, atemorizado, la imagen de una pequeña escultura que al pronto creyó una muñeca, porque su tamaño no era mayor de una vara.

 

virgenpastora

La Virgen de Pastora

´´Pretendió llevar consigo, en su mochila, la Imagen a su casa; pero convencido de que aquel hallazgo acarrearíale dificultades sin cuento y que la escultura era la Imagen Sagrada de la Virgen, hollada por las inclemencias de los tiempos que había permanecido escondida, volvió a colocarla en el mismo lugar en que le encontrara, al tiempo que leyó en su espalda esta leyenda: MARÍA DE LOS REMEDIOS ME LLAMO. Y, poniéndose en camino, fue a dar cuenta del suceso al pueblo de Almonte, que estaba más cerca y al que, según el uso y el aprovechamiento, pertenecía aquel sitio.
´´ Salieron de Almonte muchos vecinos y, en llegados a Las Rocinas, viéronla tal como el cazador les había contado; y allí la veneraron y dieron fe de aquel relato, que había conmovido la devoción de la villa, a donde se llevaron la Sagrada Imagen de la Virgen.
´´La noticia corrió con prontitud por los pueblos de Almonte y Villamanrique, donde fueron a narrar el sucedido los otros cazadores que formaban el grupo y que habían estado de caza por la referida zona.
´´El hallazgo de la Sagrada Imagen dio origen entre estos pueblos a una cuestión informal, que se resolvió, según la costumbre, unciendo en unas carretas dos yuntas de bueyes, para que, por su fuerza, decidieran dónde habría de permanecer la Imagen.
´´Los bueyes, medidas como estaban sus fuerzas, no lograron avanzar en ninguna dirección, siendo incapaces de mover las carretas.
´´Este hecho se interpretó como sentencia; y así continuó la Imagen de la Virgen en el sitio donde fue hallada. Y, todos de consumo, construyóse, con las limosnas recogidas en los pueblos cercanos, una pequeña ermita de diez varas de largo. En ella se colocó, una vez restaurada, la Sagrada Imagen, labrándose al efecto una pequeña hornacina en su muro interior frente a la puerta, que miraba al arroyo de la Madre de Las Rocinas." (AA.VV. (1981): El Rocío, fe y alegría de un pueblo, Tomo II, Granada,Editorial Andalucía de Edicciones Anel S.A., pag. 65 y ss). 

 

TROVA DEL HALLAZGO DE LA VIRGEN DEL ROCÍO
La trova sobre e hallazgo de la Virgen del Rocío del siglo XV es el segundo de los tesoros escritos que nombra a la Señora. Es la más antigua versión oralmente transmitida a través de los siglos, además de ser el retrato de la leyenda del cazador manriqueño que encontró a la Blanca paloma en el término de Almonte. (RECUERO, Marisa (1999): “El Rocío en la historia”, Rocío 99, suplemento de Sevilla Información, Sevilla, p. 23).

A Nuestra Madre del Rocío
se la encontró,
según nos cuenta la historia,
un cazador.

Era de Villamanrique,
que iba cazando.
Vaya un encuentro gozoso
para contarlo.

Goro Medina era el nombre
del cazador elegido
que echando suerte en la caza 
hasta Las Rocinas vino.

En un viejo árbol
de aqueste lugar
vio la Santa Imagen;
postróse a rezar.

El cazador fue y dio cuenta
al pueblo que pertenece,
que era el pueblo de Almonte
al que la Virgen devuelve.
Vinieron por Ella 
y la veneraron. 

Le hicieron su ermita
y aquí la dejaron.
¡Quien nos iba a decir
que aquella Imagen
iba a hacer tantos milagros
por todas partes! 

(AA.VV., 1981: 70)

EL CAZADOR MANRIQUEÑO GREGORIO MEDINA

1textorocio

 

Primer texto referente al Rocío
(Libro de la Montería)

"Según los historiadores, la primitiva imagen de la Virgen “Santa María de las Rocinas” debió de ser una talla del siglo XIII, de tamaño y proporciones parecidas a las esculturas marianas de la época. La imagen fue ocultada en el siglo XIII en la chueca de un fresno o acebuche, y en los albores del siglo XV, el cazador Gregorio Medina, que frecuentaba aquellos lugares, tuvo la suerte de encontrar la imagen en el viejo árbol donde había sido ocultada" (GELÁN, Fernando (1985): “Andalucía peregrina al Rocío”, El Correo de Andalucía, Sevilla, 23 de mayo. Apud PERALES GÓMEZ, Manuel J. Et al. (1991): Rocío’90 (Fe y alegría de un pueblo), Editorial Andalucía, Granada, pp. 286-87).
"Según la historia, un cazador vecino de Villamanrique se encontraba en el lugar conocido por la Rocina, para saborear las artes de la caza. Este hombre se llamaba Gregorio Medina. Y cuando recorría aquella zona con su escopeta, se percató de los insistentes ladridos de su perro, dirigidos hacia un espero y centenario árbol. Buscó con afán entre los huecos del gran arbusto casi tapado por las ramas y encontró la efigie de la Virgen María con la siguiente inscripción "Nuestra Señora de los Remedios”. El sorprendido cazador de Villamanrique se postró de rodillas ante la Sagrada Imagen, con la idea preconcebida de llevarla con él hasta la villa de Almonte, para que recibiera el culto de toda la población. Según otras leyendas e historias, la figura era de “talla, y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanco y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aún para la imaginación más libertina”.

´´Sin embargo, el cazador dejó la efigie en el mismo lugar de la Rocina, y se dirigió al cercano pueblo para informar del hermoso y trascendental hallazgo. En aquel lugar de la aparición, donde está el árbol en el cual quedó expuesta la Virgen ante el cazador de Villamanrique, se levantó una ermita y que la talla encontrada por Gregorio medina fuera la que ya existiera en el siglo XIII talla que vio en el tronco de la zona de la Rocina el cazador de Villamanrique en el siglo XV". ( Fernando GELÁN ( 1991): “El auténtico Rocío”, El Cofrade, 4, pp. 11-12).

"La Virgen que hoy se venera en el santuario de la ladea almonteña, y que estaba oculta del peligro sarraceno, fue encontrada por un cazador manriqueño, Goro o Gregorio Medina. (En los albores del siglo XV, un cazador de Villamanrique, que entonces se decía Mures, llamado Gregorio Medina se encontraba en la Rocina en su jornada de caza).

baltasarIII

Legajo sobre la Capellania de Baltasar Tercero

´´El manriqueño fue el andaluz afortunado que en el lugar que posteriormente se llamó de “Corona de la Virgen” halló la imagen de la Virgen del Rocío.
´´La aportación de la Hermandad del Rocío de Villamanrique tiene un valor extraordinario. Si fue un manriqueño quien descubrió la Virgen en el tronco de un árbol (Ibídem: 30). Ya entrado el siglo XV cuenta la leyenda que el montero Gregorio Medina de la población de Villamanrique, encontró en el hueco de un viejo acebuche la imagen de la Virgen del Rocío en el término de la villa de Almonte, cerca de la legua denominada Coto de Lomo de Grullo, en el sitio llamado de la Rocina". (FERRERAS ROMERO, Gabriel (2000): “Intervención del Simpecado viejo de la Virgen del Rocío de la Hermandad de Villamanrique de la Condesa: Estudio histórico-artístico”, PH, Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, nº 31, junio, p. 46).

 

Pastora
Tienda Electricista en Malaga Tienda
Feisbuk

-TilinTilan-El Rocio-Imagenes-Mercadillo-Enlaces- Foro-Lectura del dia-Noticias- Que es el Rocio-Historia-La Virgen--Hermandades-Visita Ermita-Callejero-Mapa-Contacto-

©tilintilan.com

El Rocio, No es solo fiesta, va más allá de la Romería.

"Ser Rociero, es una forma de Vida."

phpBB-Es en Castellano, Hispano